Despreocupados al volante v.1

Esta sería una nueva temática de denuncia, que correspondería a casos no observados en circulación sobre carretera, sino casos de desatención, o del popular valeverguismo.
Épica, esa es la palabra que describe la situación que presencié esta mañana a eso de las 8:25 am sobre la Calle de la Amargura, ahí por la UCR. Resulta que el Suzuki Sidekick placa 364489, propiedad de OLDEMAR BRIZUELA VARGAS, alegremente fue parqueado frente a Policromía, dicho sea de paso, sobre línea amarilla, en ubicación tan pertinente que logró bloquear el tránsito de autobuses y demás autos particulares que por esa vía pasan, vale mencionar que es una de las principales rutas de acceso a la UCR, por lo que la fila detrás del auto en cuestión llegaba hasta donde alcanzaba la vista (se me salió la poesía, je je).

Por espacio de 5 minutos me quedé esperando a ver que pasaba, los insistentes pitos y gritos de los conductores afectados hicieron eco en la calle, pues quién sabe desde que hora estaban en esa situación, pero para cuando me fui, nada había cambiado. Asumo que muchos trabajadores y estudiantes agradecen desde el fondo de sus hígados que el/la despreocupado/a conductor/a del Sidekick decidiera parquear justo allí donde no se debería y en hora pico.
Ahora la imagen, para que se hagan una idea de la magnitud del despelote, señalado con flecha, el perpetrador.




ACTUALIZACIÓN



El mismo día, pero en horas de la tarde:


A las 4:46, el Suzuki Grand Vitara placa 750669, propiedad de MELVIN MORA ROJAS , estaba parqueado 5 metros más acá del anterior perpetrador, por supuesto sobre línea amarilla y obstaculizando el libre tránsito en la Calle de la Amargura, de nuevo, en hora pico. Ver imagen.


Al mismo tiempo, 4:48, el Taxi 327, estaba estacionado en la esquina del edificio Saprissa, sobre línea amarilla, estorbando el paso, con las luces de emergencia puestas al tiempo que el conductor hablaba por el celular, limpiaba el dash y no se si se daba un respiro, mientras era arrullado por los pitos de otros conductores que tenían que lanzarse al otro carril para poder pasar, ya que la esquina estaba ocupada por el susodicho taxi, que por cierto, se vende. Ver video.


video